lunes, 8 de noviembre de 2010

COMO UN CORCEL


Como un corcel
Sus cuatro patas atraviesan
Al viento haciéndole caracolillos
A sus pensamientos borrosos
En la querella por la vida

Sus pasos se hunden en la tierra
Levantando sus recuerdos
Abandonados en los estanques
En donde bebió de su agua

Elegante corcel del color de la noche
Relinchando en el fondo del aliento
Sus cuatro patas son las estaciones
Del tiempo extendido

En las llanuras de las miradas
Donde descansa el alma
Al galopar de mis palpitaciones
Mi sangre se precipita

Rompiéndome una pata, derribo
El limite de mi pensamiento
¿Que hacer con un bello pura sangre?
Si yace herido en la deshonra…
Smycke7

3 comentarios:

Blogger María ha dicho...

A veces es preciso sacrificar algo para traspasar los límites finitos de nuestros propios miedos.
Es deshonra una herida por ese intento?
Preciosa imagen en tu poema, como siempre.
Un abrazo.

9 de noviembre de 2010, 1:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me encanto....
Hermosísimo Corcel como la noche
bravío y fuerte...
Se desploma ante la vida
como una pluma extendida...
Mary Luz

10 de noviembre de 2010, 5:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Los pura sangre hay que guardarlos como algo preciado...pues ya quedan pocos
Precioso poema...¡¡¡quiza sean paradojas de la vida!!!
Paloma

10 de noviembre de 2010, 13:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

POETAS DEL MUNDO