sábado, 16 de octubre de 2010

MÍSERO


Mísero
En el amor las palabras no se escuchan
Las acalla el corazón palpitante
Y las letras son como puñales agudos
Lastimando la piel sonrosada de la razón

Con suspiros que se escapan sangrando
En labios insultantes de conquistar
La impaciencia del beber de tu cuerpo
Abundante de apasionamiento

¿Para qué herir al viento con tus palabras?
¿Para que sombrear con tus letras mis ojos?
¿Es necesario vivir de recuerdos arrinconados?
¿Para que respirar del aire de tus promesas?

Dejemos al aire respirar del espíritu natural
Guardemos el silencio de las palabras
En las lágrimas cortantes de rubí
Recordadas en su brillo sublime

Palabras, solo palabras colorean tu retrato
Solo palabras conmueven a tus labios
Mi silueta Morena desaparece en el papel
De ese cuaderno que jamás se abrió…
Smycke7

1 comentarios:

Blogger María ha dicho...

La pasión de un amor.
La posibilidad de un silencio oscurecido en la piel.
La ausencia de letras en esas hojas que nunca se llenaron.
Me gusta leerte, siempre.
Un abrazo.

17 de octubre de 2010, 3:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

POETAS DEL MUNDO