sábado, 5 de febrero de 2011

Estoy solo

Estoy solo
Algún día existió el amor en mí
Mis palabras eran inmensas
Contenidas sólo por tus labios
Enamorados por mi aliento

Eran mis ojos un manantial
Donde se bañaba tu piel
Salpicando los días de alegría
Con tu color del encanto

Tu voz estremecía mis bordes
Enmarcándolos en pasión
Una pasión que imaginaba
A las noches escotadas de amor

El silencio calló a mis sentimientos
Trayendo la muerte a mis sueños
Que despiertos miran a los días partir
Sin ti, sin tus travesuras alegres

Ahora me hospedo en la oscuridad
La luz que ilumina a las sombras
Es mi alma que se aleja de mí
Siguiendo tus pasos
Smycke7

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

"Estaba loco: por lo menos, todo el mundo lo creía así. A mí, por el contrario, se me figuraba que lo que había hecho era recuperar el juicio."

6 de febrero de 2011, 4:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
...Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite

14 de febrero de 2011, 10:05  
Blogger Esencia Infinita ha dicho...

Bello..

10 de abril de 2011, 16:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

POETAS DEL MUNDO